EL SERVICIO

 

En esta Sección vamos a reunir extractos de los diferentes Discípulos de la Gran Logia, relacionadas con el Tema del Servicio, uno de los Pilares del Discipulado, imprescindible tanto para la Evolución Individual como Colectiva:

 

Helena Roerich:

 

Torkom Saraydarian:

 

El Tibetano:

 

Vicente Beltrán Anglada:

 

Michel Coquet:

  • El Tibetano

 

Conferencia en  la Asociación Médico-Naturista TANIT:

 

 

LA LABOR DE SERVICIO EN LA NUEVA ERA

 

 

   NGSM – RECOPILACIONES - LUCIS

Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

 

DIEZ GRUPOS SIMIENTES

UN SÓLO ORGANISMO

El NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

   Estos hombres de buena voluntad deben encontrarse y organizarse para descubrir su potencia numérica, porque existe. Deben constituir un grupo mundial que fomente correctas relaciones humanas y eduque al pueblo sobre la naturaleza y el poder de la buena voluntad. De esta manera, crearán una opinión pública mundial tan potente y tan franca en favor del bienestar humano, que los dirigentes, los estadistas, los políticos, los comerciantes y los eclesiásticos, se verán obligados a escuchar y a cumplir la demanda. Se debe enseñar, firme y regularmente, al público en general, un internacionalismo y una unidad mundial fundada en la simple buena voluntad y la interdependencia cooperativa» (extraído del libro Los Problemas de la Humanidad, pág. 187; pág. ingl. 178)

   «Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo y los hombres y mujeres de buena voluntad deben ser extraídos de todos los sectores de la vida. Se hallarán entre los adeptos de todas las ideologías actuales, en los círculos políticos y científicos, entre los educadores y filántropos del mundo, entre los trabajadores creativos, los industriales, en los hogares comunes y en las filas de los trabajadores. Convoco (Maestro D.K.) a todos los hombres y mujeres de buena voluntad del mundo para que estudien los principios del nuevo orden mundial. Recurro a los que luchan por la justicia y los derechos de las pequeñas naciones y por el futuro de los niños de todas las naciones, para que comiencen a enseñar a aquellos con quienes pueden entrar en contacto, las correctas actitudes y esa visión previsora que impedirá en el futuro los errores del pasado» (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 173 y 175; pág. ingl. 204-207)

   «El nuevo grupo de servidores del mundo no es una nueva organización que se está formando en el mundo. Es simplemente un conjunto de hombres de objetivos constructivos, pacíficos y de buena voluntad, vinculados libremente, que ponen el énfasis sobre la previa necesidad de establecer rectas relaciones humanas, antes de cualquier paz duradera. Este grupo no responderá a la fidelidad y lealtad de ningún hombre. Es la agrupación de todos los que tratan de expresar el espíritu crístico y están libres de todo espíritu de odio y venganza. Este grupo desafía al mundo a abandonar todos los antagonismos y antipatías, odios y diferencias raciales, y trata de vivir en términos de una familia, una vida y una humanidad» (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 173; pág. ingl. 205)

 

DIAGRAMA DEL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

 

 

   Este póster y el manual que lo acompaña representan un primer intento de los colaboradores del IPS de presentar de manera accesible el trabajo de los diez grupos simientes, tanto en relación con el mundo interno, la Jerarquía Espiritual, como con el mundo externo, el conjunto de la humanidad, representada por sus instituciones colectivas, las Naciones Unidades y las Organizaciones No Gubernamentales. Tanto el póster como el manual representan, por lo tanto, sólo una etapa en la evolución de nuestra comprensión de la estructura de los diez grupos simientes, la cual podría convertirse en una base para la futura civilización mundial, caracterizada por la cooperación constructiva y por las correctas relaciones humanas en todas las circunstancias. El texto de este manual fue extraído en parte de los libros de Alice A. Bailey –dictados por el Maestro Djwhal Khul–, y puede ser descargado de la página de Publicaciones.

 

LOS DIEZ GRUPOS SIMIENTES

   Los Grupos simiente están en proceso de ser ‹arraigados esotéricamente› en el campo del mundo, conteniendo en sí a quienes pueden responder a las fuerzas más sutiles y que -por medio de la fuerza de su claro pensar en esta etapa del proceso- pueden producir esas condiciones (dentro de las existentes tendencias y grupos mundiales) que permitirán a las nuevas ciencias, los nuevos acercamientos a la divinidad, la nueva educación y los nuevos métodos de manipular la situación y los problemas económicos, y precipitar y llevar adelante el progreso del reino de Dios, de tal manera que este quinto reino de la naturaleza pueda ser un suceso tangible, efectivo y objetivo en la Tierra (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 80; pág. ingl. 90)

   Estos grupos simiente son embrionarios y, por lo tanto, análogos a las simientes en germinación; su actividad es actualmente dual. Cada simiente demuestra su vida mediante evidencias de su vida externa y actividades internas, y dichos grupos simiente no son la excepción a esta ley universal. Su actividad se evidencia por su relación recíproca y con la Jerarquía. Aún no lograron surgir a la actividad del plano externo. Su vida interna no es adecuadamente fuerte, pero, según las escrituras, están “echando raíz hacia abajo” a fin de ‹fructificar hacia arriba›.

   Si estos grupos se desarrollan según lo proyectado, si la vida corporativa de los miembros persiste en la correcta relación integral y si la nota clave es la continuidad, entonces estos grupos simiente, por pequeños que sean, llegarán a florecer y por medio de una oportuna ‹diseminación de la simiente› lograrán finalmente “cubrir de verdor la tierra”. Estoy hablando en lenguaje simbólico que, como bien saben, es el de la verdad (La Exteriorización de la Jerarquía, pp. 28-9; pág. ingl. 27)

   Los grupos simientes, actualmente en proceso de formación, se caracterizan por otra cualidad, la fusión, y esto debería ser tan inevitable como lo es la naturaleza separatista, protectora de la conciencia humana común. Este sentido de unión y unificación es la característica protectora y esencial del quinto reino, y este factor latente y sin embargo activamente presente, conduce inequívoca e inevitablemente a la organización, interna y subjetiva, de los grupos simientes, a su actividad radiatoria y a la atracción magnética que evidencian cuando están debidamente organizados. De este modo producen fusión y amalgamación.

   La influencia de estos nuevos grupos se debe a la estrecha relación interna demostrada por el pensamiento uniforme y la unidad de propósito reconocida. Por esta razón (de naturaleza verdaderamente científica) puse tanto énfasis sobre las características comunes del discípulo entrenado, que son: no criticar, sensibilidad y amor. Si se carece de ellas es imposible la unicidad simultánea, el pensamiento dirigido y el ‹aroma grupal› (como se lo llama esotéricamente, aunque la palabra que trato de traducir es más adecuada que la mencionada). No estoy interesado en la eliminación de los defectos obstaculizadores en bien del individuo, sino en llevar a cabo los propósitos grupales deseados. Lo que se necesita es el pensamiento grupal de naturaleza muy poderosa en las líneas indicadas; la visualización de la Visión con tanta claridad que se convierta en una realidad para el individuo; el desarrollo y la actividad de la imaginación, aplicada a las líneas de efectos y resultados, actuando en forma tan creadora que los resultados se vean con claridad e inevitablemente se materialicen. Implica también el mantenimiento mutuo del vínculo subjetivo interno con tal firmeza que los poderosos centros de fuerza y de energía creadora –actuando bajo la inspiración de la Jerarquía, por conducto de las mentes enfocadas de los miembros del grupo que están definidamente en relación con sus almas y entre sí- actúen con tanto éxito, que la nueva civilización y cultura puedan ser rápidamente establecidas. Al estar fundado sobre una base de buena voluntad amorosa y la no destrucción, y como sus métodos conducen a rectas relaciones entre los hombres y las naciones, es esencial que los grupos que se van estableciendo deban expresar los aspectos sutiles de estas virtudes deseadas (La Exteriorización de la Jerarquía, pp. 89-91; pp. ingl. 102-104)

 

 

LOS DIEZ GRUPOS SIMIENTES SON LOS SIGUIENTES:

Grupo Simiente 1: Comunicadores telepáticos

Estas personas son receptivas a la impresión de los Maestros y también entre sí: custodian el propósito grupal y, por consiguiente, están íntimamente relacionados con todos los tipos de grupos. Su trabajo reside en gran parte en el plano mental; trabajan mayormente con sustancia mental y en ella, y reciben y dirigen corrientes mentales.

 

Grupo simiente 2: Observadores entrenados

Su objetivo consiste en ver con claridad, a través de los acontecimientos, el tiempo y el espacio, mediante el desarrollo y la aplicación de la intuición. Trabajan principalmente en el plano astral para disipar el espejismo y traer luz al género humano. Así entra en juego otro tipo de energía que produce otro tipo de interrelación y comunicación.

 

Grupo simiente 3: Curadores magnéticos

Estos curadores no tienen relación con el trabajo de los actuales curadores magnéticos. Trabajan inteligentemente con las fuerzas vitales del cuerpo etérico. Este grupo debe curar correctamente la personalidad de los individuos en todos los aspectos de su naturaleza.

 

Grupo simiente 4: Educadores de la Nueva Era

Su servicio está en la línea cultural y en el nuevo sistema de educación. Pondrán entonces el énfasis en la construcción del antakarana y en el empleo de la mente durante la meditación.

 

Grupo simiente 5: Organizadores políticos

El quinto grupo se ocupará de los factores políticos en cada nación. Los de este grupo trabajarán em el campo del gobierno mundial humano, ocupándose de los problemas de la civilización y de las relaciones existentes entre las naciones. Su objetivo principal será lograr la comprensión internacional.

 

Grupo simiente 6: Trabajadores en el Campo de la Religión

Su trabajo consiste en formular la plataforma universal de la nueva religión mundial. Esta tarea es de síntesis amorosa, y hará resaltar la unidad y la fraternidad del espíritu. Este grupo constituye en un sentido destacado, un canal para la actividad del segundo Rayo de Amor-Sabiduría, la del Instructor del Mundo, cargo que en la actualidad ocupa el Cristo.

 

Grupo simiente 7: Servidores científicos

Ellos revelarán la espiritualidad esencial de todo trabajo científico que esté motivado en el amor a la humanidad y su bienestar; relacionará la ciencia con la religión y traerá a la luz la gloria de Dios por medio de Su mundo tangible y sus obras.

 

Grupo simiente 8: Psicólogos

Ellos formarán este próximo grupo y se ocuparán de poner de manifiesto la realidad de la existencia del alma y la nueva psicología basada en los siete tipos de rayos y en la nueva astrología esotérica. Su tarea principal será relacionar, mediante técnicas aprobadas, el alma con la personalidad, que conducirá a la revelación de la divinidad a través de la humanidad.

 

Grupo simiente 9: Financistas y economistas

Trabajarán con las energías y fuerzas que se expresan por medio del intercambio y los valores comerciales; se ocuparán de la Ley de la Oferta y la Demanda y del gran principio de compartir, que siempre rige al propósito divino.

 

Grupo simiente 10: Trabajadores creadores

Son los comunicadores entre el tercer aspecto de la divinidad, aspecto Creador –cuando se expresa por medio del trabajo creador y en respuesta al pensamiento mundial– y el primer aspecto Vida. Este grupo vincula y fusiona en forma creadora la vida y la forma. Está íntimamente vinculado con el noveno grupo, porque en la actualidad, sin saberlo ni comprenderlo, producen la concreción de la energía del deseo.

El directorio de los 10 Grupos simientes relaciona a los grupos que conocemos en el mundo actual que están trabajando en uno de esos diez campos de actividad. Haga clic aquí para registrar su grupo en el directorio y ser parte de esta red.

 

Los Comunicadores telepáticos

Son personas receptivas a la impresión de los Maestros y también entre sí: custodian el propósito grupal y, por consiguiente, están íntimamente relacionados con todos los tipos de grupos. Su trabajo reside en gran parte en el plano mental; trabajan mayormente con sustancia mental y en ella, y reciben y dirigen corrientes mentales. Actúan también para facilitar la comunicación entre individuos, a fin de llegar al conocimiento de las reglas y métodos para trascender la palabra hablada y producir un nuevo medio de intercambio  (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Observadores entrenados

Su objetivo consiste en ver con claridad, a través de los acontecimientos, el tiempo y el espacio, mediante el desarrollo y la aplicación de la intuición. Trabajan principalmente en el plano astral. Para disipar el espejismo y traer luz al género humano. Así entra en juego otro tipo de energía que produce otro tipo de interrelación y comunicación en los planos de la iluminación y la razón pura –el plano búdico– y el plano de la ilusión y el espejismo -el plano astral. Los Observadores Entrenados deben recordar que su gran tarea consiste en disipar la ilusión del mundo, haciendo afluir la luz (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52); pp. ingl. 35-40)

 

Los Curadores magnéticos

Estos curadores no tienen relación con el trabajo de los actuales curadores magnéticos. Trabajan inteligentemente con las fuerzas vitales del cuerpo etérico. Este grupo debe curar correctamente la personalidad de los individuos en todos los aspectos de su naturaleza. La tarea que debe realizar es transmitir inteligentemente la energía a las distintas partes de la naturaleza –mental, emocional y física–, mediante la correcta organización y circulación de la fuerza. Los actuales curadores debieran tratar de romper con las modernas y tradicionales ideas sobre la curación; reconocer el estupendo hecho de que con el tiempo la curación será efectuada por grupos que actuarán como intermediarios entre el plano de la energía espiritual (sea energía egoica, intuitiva o volitiva) y el paciente o grupos de pacientes (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Educadores en la Nueva Era

Su servicio se procesa en la línea de la cultura y en el nuevo sistema de educación. Pondrán entonces el énfasis en la construcción del antakarana y en el empleo de la mente durante la meditación. Actuarán como comunicadores y transmisores de dos aspectos de la energía divina -conocimiento y sabiduría. Estos aspectos deben ser considerados como energía. Este cuarto grupo (cuya tarea tiene por objeto la educación de las masas) es el intermediario directo entre la mente superior y la inferior (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Organizadores políticos

El quinto grupo se ocupará de los factores políticos en cada nación. Los de este grupo trabajarán en el campo del gobierno mundial humano, ocupándose de los problemas de la civilización y de las relaciones existentes entre las naciones. Su objetivo principal será lograr la comprensión internacional. Este grupo imparte la «cualidad de imposición», autoridad de que carecen las otras dos ramas de esta actividad grupal divina. En gran parte, este trabajo es de primer rayo, e incluirá los métodos por los cuales la Voluntad divina actúa en la conciencia de las razas y de las naciones (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Trabajadores en el Campo de la Religión

Su trabajo consiste en formular la plataforma universal de la nueva religión mundial. Esta tarea es de síntesis amorosa, y hará resaltar la unidad y la fraternidad del espíritu. Este grupo constituye en un sentido destacado, un canal para la actividad del segundo Rayo de Amor-Sabiduría, la del Instructor del Mundo, cargo que en la actualidad ocupa el Cristo. La plataforma de la nueva religión mundial estará formada por muchos grupos, trabajando bajo la inspiración del Cristo y la influencia del segundo rayo; estos grupos constituirán en su totalidad, el sexto grupo (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Servidores Científicos

Ellos revelarán la espiritualidad esencial de todo trabajo científico que esté motivado en el amor a la humanidad y su bienestar; relacionará la ciencia con la religión y traerá a la luz la gloria de Dios por medio de Su mundo tangible y sus obras. Su función es muy interesante, pero no se manifestará hasta dentro de mucho tiempo -cuando se comprendan mejor las fuerzas constructivas del Universo, lo cual coincidirá con el desenvolvimiento de la visión etérica (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Psicólogos

Ellos formarán este próximo grupo y se ocuparán de poner de manifiesto la realidad de la existencia del alma y la nueva psicología basada en los siete tipos de rayos y en la nueva astrología esotérica. Su tarea principal será relacionar, mediante técnicas aprobadas, el alma con la personalidad, que conducirá a la revelación de la divinidad a través de la humanidad. Actuarán, además, como transmisores de iluminación entre grupos de pensadores y también como iluminadores del pensamiento grupal. Transmiten ahora energía desde un centro mental a otro, sobre todo la energía de las ideas. El mundo de las ideas es un mundo de centros de fuerza dinámica. Recuerden esto. Deberá establecerse contacto con estas ideas y anotarlas, y su energía debe ser asimilada y trasmitida (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

Los Financistas y Economistas

Trabajarán con las energías y fuerzas que se expresan por medio del intercambio y los valores comerciales; se ocuparán de la Ley de la Oferta y la Demanda y del gran principio de compartir, que siempre rige al propósito divino. Serán los grandes trabajadores sicometristas, pues sicometrista es aquel cuya alma es sensible al alma de los demás y a la de todas las formas de vida. El principio de compartir, que debe regir en el futuro todas las relaciones económicas, es una cualidad o energía del alma, de allí su trabajo de relacionar un alma con otra (El Discipulado en la Nueva Era I, pp. 48-52; pp. ingl. 35-40)

 

 

Los Trabajadores Creadores

Son los comunicadores entre el tercer aspecto de la divinidad, aspecto Creador - cuando se expresa por medio del trabajo creador y en respuesta al pensamiento mundial - y el primer aspecto Vida. Este grupo vincula y fusiona en forma creadora la vida y la forma. Esta íntimamente vinculado con el noveno grupo, porque en la actualidad, sin saberlo ni comprenderlo, producen la concreción de la energía del deseo, lo cual trae a su vez la creación de las cosas. Incidentalmente, se ocupan por lo tanto, de lo filosófico, y le concierne la tarea de relacionar -de hecho y científicamente- a los otros nueve tipos de grupos, para que trabajen en forma creadora en el plano físico y aparezca con mayor claridad el Plan divino, como resultado de la síntesis que ellos producen.

 

NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

Los Objetivos Inmediatos del Plan y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

 

La humanidad no sigue un derrotero azaroso o fortuito: existe un Plan. La humanidad determina la rapidez de su evolución y el cumplimiento de su destino de acuerdo al Plan.

El éxito del Plan depende de la inteligente colaboración de los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo. Las personas colaboradoras de buena voluntad forman parte del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, el cual trabaja para complementar el Plan.

Los dirigentes del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son quienes inician y llevan a cabo las actividades que benefician a toda la humanidad. Se los conoce por sus cualidades inofensivas, constructivas e incluyentes. Proporcionan la visión y moldean la opinión pública.

Detrás de estos dirigentes y de los hombres colaboradores de buena voluntad están los Custodios del Plan, «el gobierno espiritual interno del planeta». Se los menciona como «La Sociedad de Mentes Iluminadas», pues son más evolucionados que nosotros. También se los denomina «Maestros de Sabiduría».

Actuando en los principales campos de la actividad humana en todos los países del mundo, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo se desempeña en la humanidad como factor sintetizador, y sienta las bases para las correctas relaciones humanas y la ultérrima unidad mundial.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es una organización. No hay sede, presidente, funcionarios, ni registro de los miembros. Tiene únicamente servidores de la humanidad en todos los países cuya tarea es descubrir y ayudar a los hombres y mujeres de buena voluntad.

 

Los Miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Todo hombre o mujer de cada país, que trabaja para eliminar las separaciones entre los pueblos, evocar el sentido de hermandad, fomentar el sentido de interrelación e interdependencia mutuas sin establecer barreras raciales, nacionales o religiosas, forma parte del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque nunca haya oído nombrarlo.

Los que forman el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son extraídos de todos los sectores de la empresa humana. Se los descubre entre los trabajadores creadores y los industriales, en los hogares comunes y en las filas de los obreros. Algunos científicos repudian violentamente todo lo que no pudo ser comprobado, sin embargo dedican su habilidad y conocimiento científico al servicio de la humanidad, cada uno en su campo científico elegido; existen grandes financistas que consideran el dinero como una responsabilidad que debe administrarse inteligentemente en bien de los demás; hay educadores que procuran formular inteligentemente el conocimiento y poseen una comprensión enciclopédica de la acumulada sabiduría de las edades, que tratan de utilizar a fin de adaptarla a la nueva generación para que viva bella, constructiva y creativamente, y también clérigos y líderes religiosos que poseen visión. En todos ellos se halla el espíritu de la luz y aman inteligentemente a sus semejantes.

Tales servidores del mundo son los hombres y mujeres que poseen una visión internacional, la cual en manera alguna impide que sean buenos ciudadanos del país que reclama su lealtad, ni milita contra su participación activa en el credo religioso de su preferencia y que demanda su servicio. Actúan hoy en todos los países del mundo. Ante todo se caracterizan por su habilidad para trabajar en líneas constructivas.

Dichos trabajadores ponen el énfasis sobre los puntos de contacto, no sobre los de discrepancias. No fomentan divisiones sectarias, trabajan para poner fin al odio racial y a las innumerables diferencias de clases. Llaman la atención sobre lo bueno y lo verdadero y enuncian los principios de la comprensión fraterna, buena voluntad mutua y la paternidad de Dios, sobre lo cual debe basarse toda verdadera hermandad. Ellos representan una actitud mental.

No atacan a persona, clase o sistema alguno, y bajo ninguna circunstancia acusan o critican a raza o nación determinada. Tratan de sentar las bases de la comprensión internacional, que traerá un mundo de paz, y señalan esa relación espiritual con Dios y con cada hombre, lo cual pondrá fin a nuestras diferencias religiosas.

 

El Trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo descubre y reúne a los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo, que demuestran interés por el bien de la humanidad y no mayormente por el bien de su ambiente circundante. El amplio interés por el bien de la humanidad no impedirá, sin embargo, que al mismo tiempo sean buenos ciudadanos del país que el destino les ha deparado. No son revolucionarios.

Los verdaderos servidores de todas partes pertenecen al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, sea cultural, política, científica, religiosa, filosófica, psicológica o económica su línea de servicio. Constituyen parte del grupo interno de trabajadores para la humanidad. Este nuevo grupo no controla ni debe controlar al servidor individual. Otorga fuerza y poder a toda empresa espiritual en la que está empeñado.

Este grupo da a la palabra «espiritual» una amplia significación; cree que significa el esfuerzo incluyente para el mejoramiento, elevación y comprensión humanos; le da la acepción de tolerancia, comunión internacional sintética, inclusividad religiosa y toda tendencia mental que concierne al desarrollo integrador del ser humano.

Este grupo no posee por consiguiente terminología ni biblia de tipo alguno, tampoco un credo ni formulación dogmática de la verdad. El móvil impulsor de todos y cada uno es el amor de Dios cuando se manifiesta como amor a nuestro semejante.

La función primordial del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo consiste en materializar las ideas que hasta ahora fueron sólo teorías. Deben sacar la teoría de la esfera del sentimentalismo, del idealismo y de la aspiración mística y presentarla al público como un factor concreto demostrado y destacar la expresión de la buena voluntad y el cumplimiento de la ley del amor y no acentuar la afiliación en alguna organización, con sus títulos y doctrinas.

 

Fuentes de Energía

El poder que oportunamente manejará el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, será extraído de dos fuentes: primero, de ese centro interno o gobierno subjetivo del mundo, cuyos miembros son responsables de la difusión de esos ideales e ideas que han llevado adelante a la humanidad de una época a otra. Siempre ha existido ese centro interno y los grandes guías de la raza, en todos los campos, se han vinculado con él. El alcance de estos miembros es enorme y las graduaciones de los trabajadores son numerosas, pero todos se han caracterizado por su sacrificado trabajo para mejorar el vivir humano y por el amor a sus semejantes. Estas grandes almas se destacan principalmente por el hecho de que no conocen limitaciones mentales y son tan incluyentes que para ellos no existen distinciones raciales ni diferencias religiosas.

La segunda fuente de donde extraerá su poder el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está constituída por los hombres y mujeres de buena voluntad que existen en el mundo en cualquier momento dado. En el momento que sea podrán iniciar una actividad de tanto empuje mental y con una opinión pública tan impetuosa, que eventualmente estarán en posición de afectar definitivamente los asuntos mundiales.

Detrás de la humanidad, y por lo tanto, del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, están esos Seres Iluminados cuyo derecho y privilegio consiste en vigilar la evolución humana y guiar los destinos de los hombres. En Occidente los denominamos Cristo y Sus discípulos. Las teologías orientales los designan con muchos nombres. También son conocidos como los Agentes de Dios, o la Jerarquía de almas liberadas, que incesantemente tratan de ayudar y socorrer a la humanidad, haciéndolo mediante la implantación de ideas en las mentes de los pensadores del mundo, a fin de que esas ideas sean reconocidas a su debido tiempo y oportunamente lleguen a ser factores controladores de la vida humana.

Debido al constante impacto que hacen sobre la conciencia humana los grandes conceptos que están detrás de nuestro proceso evolutivo, la raza humana va desarrollando el poder de pensar, elegir y construir una sólida base para el vivir humano.

 

Dedicación

De acuerdo a la Ley, los miembros de la Jerarquía trabajan por intermedio de los discípulos que existen en todos los países y nunca se esforzaron tantas personas a fin de capacitarse para desempeñar el trabajo como «Trasmisores del Propósito»; tampoco hubo una integridad interna y relación subjetiva tan fuertes entre trabajadores de todos los sectores en todas partes del mundo. Por primera vez en la historia existe un grupo coherente para que lo utilicen los Maestros. Hasta ahora han habido solitarios y aislados trabajadores e insignificantes grupos separados, lo cual ha obstaculizado grandemente el trabajo. Esto ha cambiado.

Es necesario sustanciar esta integridad grupal y desarrollar el poder de reconocer a tales trabajadores en cualquier parte, bajo el nombre u organización que sea, y colaborar con ellos cuando se los reconoce, cosa nada fácil, pues presupone lo siguiente:

 

Sensibilidad interna hacia el Plan.

Habilidad de reconocer los principios que rigen la conducta y la administración.

Capacidad para pasar por alto lo no esencial y acentuar lo esencial.

Subordinar los intereses y ambiciones personales al desarrollo de los ideales grupales.

Mantener firmemente el contacto interno por medio de la meditación y pasar por alto las reacciones de la personalidad, sin acentuarlas.

 

Estos son requisitos previos a los cuales los trabajadores y estudiantes de todos los grupos deberían prestarles detenida atención.

Sería de valor que cada estudiante se vinculara todos los días a las cinco de la tarde, mediante un acto de la voluntad, con este grupo de servidores, místicos y hermanos, que se van integrando rápidamente. Para este fin sería inteligente memorizar la siguiente breve dedicación que debe recitarse silenciosamente a esta hora, enfocando la atención en la cabeza:

 

Que el Poder de la Vida Una afluya a través

de todos los grupos de verdaderos servidores.

 

Que el Amor del Alma Una caracterice la vida

de todos los que tratan de ayudar a los Grandes Seres.

 

Que cumpla mi parte en el Trabajo Uno,

mediante el olvido de mí mismo,

la inofensividad y la correcta palabra.

 

Esto puede efectuarse en pocos segundos, dondequiera uno se encuentre y no importa con quien se halle; esto no sólo ayudará en el trabajo mágico de las fuerzas de la luz, sino que servirá para estabilizar al individuo, acrecentar su conciencia grupal y enseñarle el proceso de llevar adelante las actividades subjetivas internas, aunque actúe exotéricamente.

Buena Voluntad Mundial no creó ni es responsable del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. No pretende tener autoridad, ni ocupa un lugar en ese grupo, sino que trata de colaborar con otras personas para que dicho grupo sea más ampliamente conocido en todo el mundo, debido a la trascendental importancia de su trabajo.

 

Los Objetivos Inmediatos del Plan y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

La estructura del mundo surge de determinadas normas internas de pensamientos y se construye sobre éstas. Las mentes atentas de esta época, se están sensibilizando persistentemente para percibir tales normas, de manera que la mente individual pueda reconocerlas y arrancarlas de la oscuridad para llevarlas a la luz del día.

Así se llegará a disponer de las verdaderas normas, que harán su parte en la conducción de la raza hacia su destino, hacia las realizaciones más profundas que moldean los tipos raciales y hacia la síntesis de comprensión que traerá como resultado la realización de la Fraternidad.

 

Los objetivos inmediatos del Plan podrían enunciarse de la siguiente manera:

1. Elevar el nivel de la conciencia humana de manera que los hombres y mujeres que piensan inteligentemente puedan estar en contacto consciente con el mundo de las ideas y los reinos de la percepción intuitiva. El común de los hombres y mujeres será conducido definitivamente a desviar su atención del mundo de las emociones en el que han vivido hasta ahora y comenzarán a vivir más en sus naturalezas mentales y a pensar en forma clara e inteligente. Verán mejoradas y ordenadas, de tal manera sus condiciones de vida, que el presente estado de temor e intensa lucha de competencia por la existencia, será suplantado por una verdadera medida de estabilidad y seguridad. Una vida más sosegada permitirá al hombre desarrollar normalmente sus poderes mentales y espirituales.

2. Dilucidación de la situación internacional. Es necesario que todas y cada una de las naciones se den cuenta de dos cosas:

Primero, la importancia de ocuparse de sus propios asuntos y problemas internos, que son los de embellecer la vida nacional, fomentando el orden, la estabilidad y, por sobre todo, la libertad.

Segundo, la importancia primordial de que cada nación se de cuenta de su responsabilidad con respecto a las demás naciones y la de la interrelación de todos los factores de la vida en nuestro mundo. La comprensión de esto producirá un intercambio recíproco en el campo de la economía, en el que se basan prácticamente todas las diferencias y problemas del mundo.

3. La difusión de la idea grupal, con un consiguiente énfasis general sobre el bien grupal, la comprensión grupal, la interrelación grupal y la buena voluntad grupal. Estos son los ideales del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y tratan de revelar a la humanidad la verdadera síntesis interna subyacente, que conducirá hacia la buena voluntad mundial y que permitirá a un hombre de cualquier país identificarse con sus hermanos de otras partes del mundo.

Tal es a grandes rasgos la idea general de los objetivos del Plan y del designio de sus Custodios. Cada etapa del mismo constituye un campo de servicio activo, y todos los hombres de buena voluntad de todas partes y todos los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, encuentran su lugar en uno u otro de departamentos.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es, en realidad, un grupo intermediario entre los Custodios del Plan, como expresión de la mente y propósito de Dios y el público inteligente. Constituyen el “trust de cerebros” del planeta, porque luchan en forma definida con el problema de la inquietud y la angustia existentes en los campos económico, político y religioso. A través de ellos debe realizarse el Plan; su poder se basa en la buena voluntad inteligente, con la correcta comprensión de la fraternidad y en la determinación de producir el bien del todo y no el bien de ciertos aspectos de la vida nacional o de ciertas naciones a expensas de otros sectores o naciones.

Los hombres y mujeres de todas partes que están trabajando por el acercamiento entre las personas, para evocar el sentimiento de fraternidad, fomentar el sentido de interrelación e interdependencia mutua, que no reconocen barraras raciales, nacionales o religiosas, son cada uno de ellos un miembro del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo haya oído nombrar antes.

Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son seleccionados en todos los campos de la iniciativa humana. Se los encuentra en los creadores, en los industriales, en el común de los hogares y en las filas obreras. Hay hombres de ciencia que rechazan todo lo que no ha sido comprobado, pero que están poniendo toda su capacidad y conocimiento científico al servicio de la humanidad, cada uno dentro de su propio campo científico; hay hombres de gran posición financiera que consideran que el dinero lleva en sí una responsabilidad tan grande que debe ser sabiamente puesta al servicio de los demás; hay educadores que procuran dar un inteligente sistema de conocimiento y una comprensión enciclopédica de la sabiduría reunida a través de las épocas y que tratan de utilizarla para capacitar a la generación joven a vivir bella, constructiva y creadoramente; hay eclesiásticos y dirigentes religiosos que no están limitados ni trabados por la forma; en todos ellos se halla el espíritu de la paz y todos aman a sus semejantes.

Los regímenes políticos del mundo necesitan ser orientados en bien de los demás; no ha sido nunca la intención divina que las naciones y razas se ajusten a alguna norma de ideología política o sean reducidas a una forma de gobierno general y uniforme. Las naciones difieren; las culturas y tradiciones son diferentes; pueden actuar adecuadamente bajo variados y distintos gobiernos; a pesar de esto pueden alcanzar una unidad de propósito basada en un deseo genuino de bienestar y progreso verdadero para todos los hombres de todas partes.

En todas las esferas del pensamiento y la actividad humana, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está desempeñando un papel prominente. Sus integrantes han tomado una posición sobre la divinidad esencial del hombre. Su programa está basado en la buena voluntad. Su exigencia unida consiste en que los hombres de buena voluntad deben mancomunarse en completa comprensión y constituir así un conjunto creciente de personas cuyo interés principal es el bienestar de la humanidad.

Este mayor interés no les impide ser buenos ciudadanos del país donde los ha colocado el destino. Se ajustan al gobierno en que se hallan, pero, a la vez, trabajan por la buena voluntad, por eliminación de barreras y por la paz mundial. Observan las leyes del país en que viven, cultivan el espíritu de supresión del odio y aprovechan todas las oportunidades para acentuar la fraternidad de las naciones, la unidad de la fe y la interdependencia económica.

Conviene recalcar aquí que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es una organización; no tiene sede, presidente ni funcionarios. Sus integrantes son la totalidad de los servidores de todos los países. Están empeñados en la tarea de encontrar los hombres de buena voluntad en todas partes, de los que hay muchos millones, para educarlos en los principios de no separatividad y de humanidad común, de cooperación y en las características del nuevo orden mundial.

 

La fuerza del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo reside en tres factores:

1. Ocupan una posición intermedia entre todos los grupos del mundo y la Jerarquía Espiritual interna.

2. Escogen sus miembros de todos los grupos mundiales y son, por lo tanto, verdaderamente representativos.

3. Están estrechamente interrelacionados e íntimamente unidos en sus objetivos, en un plan definido en la uniformidad de la técnica y de la buena voluntad.

El poder conjunto de la buena voluntad (algo hasta ahora no conseguido), es irresistible. Está produciendo un alineamiento del poder mundial y el apoyo de la opinión pública que debe traer cambios fundamentales.

La tarea del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está dedicada a la movilización de este poder latente, para que pueda ser totalmente expresado y que deje de ser un bello sentimiento y se transforme en la aplicación de la buena voluntad en los asuntos de la vida diaria en todos los países del mundo.

Este desafío es dirigido a todos los pensadores del mundo para que abandonen su sectarismo, su nacionalismo y su partidismo e imbuidos del espíritu de fraternidad trabajen en su propia nación, considerándola parte integrante de una gran federación de naciones, federación que existe hoy internamente, pero que espera que la actividad de los pensadores mundiales la materialice externamente. No se nos solicita una respuesta sentimental o devocional a este desafío, sino que se nos recuerda que el odio y la separatividad han llevado a la humanidad a la triste condición actual. Hoy en día hay en el mundo un número considerable de hombres liberados como para producir un cambio en la actitud de la humanidad y en la opinión pública, siempre que esos hombres sean capaces por un acto de voluntad de ponerse a la altura de sus creencias y conocimientos.

Tenemos la oportunidad de plegarnos a aquellos que están construyendo constantemente en pro del nuevo orden basado en el amor; que construyen bajo el impulso y la comprensión de la fraternidad basada en el conocimiento de que todos y cada uno de nosotros, sin importar a que raza pertenecemos, somos hijos del Padre Uno y de que los antiguos modos de trabajar deben desaparecer para dar lugar a los nuevos métodos.

Este movimiento ya está adquiriendo impulso. En muchos países, ya no es un proyecto este plan para formar un grupo de personas entrenadas en la buena voluntad y que posean una clara comprensión de los principios que deben gobernar las relaciones humanas en los asuntos mundiales. El núcleo para este trabajo está hoy presente. Sus funciones se pueden resumir de la manera siguiente:

1. Restaurar la confianza mundial dando a conocer cuanta buena voluntad - organizada o no organizada –existe actualmente en el mundo.

2. Educar a las masas en los principios y la práctica de la buena voluntad; acentuar la necesidad de trabajadores activos, prácticos y consecuentes, para la difusión de buena voluntad en el mundo.

3. Sintetizar y coordinar en un todo, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad del mundo que reconozcan estos principios como un ideal conductor personal y se esfuercen en aplicarlo a los sucesos mundiales o nacionales.

4. Establecer en todos los países listas de direcciones de hombres y mujeres de buena voluntad con quienes pueda contarse para sostener la unidad mundial y las rectas relaciones humanas, tratando –en sus propios países– de hacer llegar a todos estas ideas, por medio de la prensa, las conferencias, la televisión o la radio. Oportunamente este grupo mundial deberá tener su propio periódico o revista, por medio de los cuales el proceso educacional pueda ser intensificado y se reconozca que la buena voluntad constituye un principio y una técnica universal.

5. Proveer en todo país y eventualmente en toda gran ciudad una sede central de información sobre las actividades de los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo; de las organizaciones, grupos y partidos que también están trabajando a través de métodos similares de comprensión universal y con rectas relaciones humanas. Así, muchos encontrarán a aquellos que quieran cooperar con ellos en su esfuerzo particular para promover la unidad mundial.

6. Trabajar, como personas de buena voluntad, con todos los grupos que tengan un programa mundial que tienda a subsanar las diferencias mundiales, rencillas nacionales y a terminar con las distinciones raciales. Cuando tales grupos trabajen constructivamente y se vean librar. Del ataque inculto y de los métodos agresivos, cuando sean impulsados por la buena voluntad hacia todos los hombres y estén libres del nacionalismo y partidismo militantes, entonces la cooperación de los hombres de buena voluntad podrá ser dada libremente.

Esta es la tarea inmediata del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, juntamente con los hombres y mujeres de buena voluntad de todas partes. Todos los que buscan y trabajan por el establecimiento de rectas relaciones humanas, todos los que practican buena voluntad y aman verdaderamente a sus semejantes, son parte integrante del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. El éxito del trabajo se producirá inevitablemente y será logrado porque los trabajadores seriamente empeñados y las personas humanitarias tienen suficiente interés, y están prontos a hacer los sacrificios necesarias y dispuestos a suprimir sus diferencias nacionales y religiosas para llevar a cabo las formas de servicio que reconstruirán al mundo.

 

 

EL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

LA REALIDAD DE SU EXISTENCIA

Fuera del conglomerado de ideas, creencias y sistemas en el mundo --político, económico, social y religioso-- pueden reconocerse dos modelos que están surgiendo. Primero, aquellas personas que, adhiriéndose a métodos reaccionarios de buscar y expresar la verdad, prefieren la obediencia a la autoridad en vez de pensar claramente y aceptar la guía auto-impuesta de su propia alma.

Segundo, aquellos que, al mismo tiempo que afirman las verdades fundamentales por las que la humanidad ha evolucionado, son sensibles a la impresión del alma, y reconocen que la respuesta a la necesidad humana y al desarrollo espiritual son factores determinantes que conducirán a la humanidad a una nueva era de paz y abundancia. Estos son el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, cuya expresión externa son los hombres y mujeres de buena voluntad. No pertenecen a ninguna raza, color o credo, y comprenden que los métodos separatistas y competitivos causan conflictos e impiden el establecimiento de relaciones humanas justas.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es una organización; no tiene sede, presidente ni lista de funcionarios o miembros, Sólo tiene servidores de la humanidad en todos los países, empeñados en la tarea de encontrar y ayudar a los hombres y mujeres de buena voluntad.

 

 

¿QUIÉNES SON?

Los hombres y mujeres de todas partes que están trabajando por el acercamiento entre las personas, para evocar el sentimiento de fraternidad, fomentar el sentido de interrelación e interdependencia mutua, que no reconocen barreras raciales, nacionales o religiosas, son cada uno de ellos un miembro del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo haya oído nombrar antes.

Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son seleccionados en todos los campos de la iniciativa humana. Ellos se encontrarán entre los trabajadores creativos, los industriales, en los hogares comunes y en el campo laboral. Hay científicos que repudian, lo que no se ha comprobado, sin embargo dedican toda su capacidad y conocimientos científicos al servicio de la humanidad, cada uno en su campo científico elegido; tenemos en los estratos económicos hombres que consideran una responsabilidad manejar inteligentemente el dinero como servicio a los demás; hay educadores que se preocupan por formular inteligentemente el conocimiento y poseen una comprensión enciclopédica de la acumulada sabiduría de las edades, y tratan de utilizarla para adaptar a la joven generación a fin de vivir bella, constructiva y creativamente; hay eclesiásticos y guías religiosos que tienen visión. En todos ellos reside el espíritu de luz y aman inteligentemente a sus semejantes.

Estos servidores mundiales son hombres y mujeres que tienen visión internacional, lo cual no impide de ningún modo que sean buenos ciudadanos en el país al cual le deben lealtad y que no interfiere de ninguna manera con su participación activa en la creencia religiosa que a ellos les inspire y reclame su servicio. Ellos trabajan actualmente en todos los países del mundo mundo y en muchas organizaciones –religiosas, políticas, científicas y raciales. Por encima de todo, se distinguen por su capacidad para trabajar de manera constructiva.

Estos trabajadores enfatizan los puntos de contacto y no de diferencia. No promueven divisiones sectarias y trabajan para dar fin a los odios raciales y a las distinciones de clase. Ellos dirigen la atención a lo bueno y lo verdadero y enuncian los principios de la comprensión fraterna, la buena voluntad mutua y la paternidad de Dios, en la cual se basa toda verdadera hermandad. Ellos representan una actitud mental.

Cuando trabajan activamente en el campo de la política internacional, no olvidan que cada nación puede tener algo de valor con que contribuir a la familia de naciones; la idea que rige su actividad es por lo tanto, el servicio mundial. Cuando trabajan activamente en el campo religioso, reconcilian las diferencias y reconocen la universalidad de la verdad. Ellos no atacan a ninguna persona, clase o sistema y bajo ninguna circunstancia condenan ni critican a ninguna raza ni nación. De esta manera se establecen hoy las bases para el entendimiento internacional, lo cual producirá un mundo de paz, y se dirigen a esa relación espiritual con Dios y con los todos los demás, dando fin a las diferencias religiosas.

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no es, sin embargo, un grupo de místicos poco prácticos. Saben exactamente lo que tratan de hacer; descubren y reúnen a los hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo. Su exigencia unida consiste en que los hombres de buena voluntad deben mancomunarse en completa comprensión y constituir así lentamente un conjunto creciente de personas cuyo interés principal es el bienestar de la humanidad y no ante todo el de su propio entorno inmediato. Este mayor interés no les impide, sin embargo, ser buenos ciudadanos del país donde los ha colocado el destino. Se conformarán y aceptarán la situación en la que se encuentran, pero (en esa situación y bajo ese gobierno o religión) trabajaran por la buena voluntad, por la eliminación de barreras y por la paz mundial. Evitarán todo ataque a los regímenes y personalidades existentes; observarán las leyes del país en el que tienen que vivir, pero cultivarán el espíritu de cooperación, y aprovecharán todas las oportunidades para acentuar la fraternidad de las naciones, la unidad de la fe y la interdependencia económica.

Estos son los grandes rasgos que rigen la conducta de las personas de buena voluntad que colaboran en el trabajo realizado por el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Pueden considerarse como la personificación del Reino de Dios que emerge sobre la tierra. Debería recordarse, sin embargo, que este reino no es específicamente un reino Cristiano o un gobierno terrestre. Es la agrupación de todos aquellos que --perteneciendo a cualquier religión mundial, a cualquier nación y a cualquier partido político--, están libres del espíritu de odio y separatividad, y tratan de establecer condiciones justas sobre la tierra, mediante la buena voluntad mutua entre todos los hombres de todo el mundo.

 

 

EL PROBLEMA MUNDIAL INMEDIATO

La convulsión mundial ha penetrado hasta lo más hondo de la humanidad y en todos los campos del pensamiento humano se encuentra el mismo espíritu de separatividad y confusión. Los conflictos actuales se basan, primero, en nuestras mismas necesidades económicas, y segundo, en las diferencias que existen entre las grandes ideologías. Para esto hay razones objetivas. La superpoblación, las barreras comerciales, las diferencias entre la oferta y la demanda y la desigual distribución de la riqueza, además de nuestra educación superior carente de coordinación, y de las ambiciones y los experimentos bien intencionados de individuos influyentes, son los factores responsables del trastorno.

Las causas inmediatas son generalmente reconocidas, si bien la verdadera razón se halla muy oculta y no es tan fácilmente alcanzable. Sin embargo, los pensadores mundiales de hoy en día están comenzando a atisbar más claramente los perfiles de la misma. Esta razón es el conflicto entre ciertos grandes ideales, todos ellos basados en ideas espirituales, pero todos prostituidos por fines que conducen a la separatividad, a los odios, a las luchas de partido, a una amplia angustia económica y al temor de la posibilidad de otra conflagración mundial.

Los hombres dedican sus vidas a defender algún principio que les parece de importancia suprema o a derrocar algún principio que los demás consideran importante. EI ataque a las grandes personalidades, la difamación, la imputación de hechos no cometidos y la incitación al odio son parte reconocida de la técnica de quienes (frecuentemente con buena intención) intentan salvar al mundo, traer el orden del caos y defender lo justo tal como ellos lo ven.

Afortunadamente, existe la necesidad de una solución que no sea de carácter negativo sino absolutamente positivo. La demanda en todas partes consiste en cambiar el viejo orden ya fracasado e introducir una nueva era de bienestar económico y vida pacífica. Existe el gran deseo de descubrir la falla fundamental y llevar a la familia humana a una nueva vida de libertad y felicidad. EI éxito depende primordialmente de dos factores:

En primer lugar, los esfuerzos perdidos hasta ahora al tratar con los efectos, deben ser dirigidos hacia las causas subyacentes. Los anteriores intentos negativos de poner de manifiesto los males, culpar a individuos o gobiernos y atacar a organizaciones, grupos, partidos, sistemas religiosos y nacionales, solo han conducido a un gasto inútil de tiempo, fuerza y dinero.

En segundo lugar, debe realizarse un esfuerzo más efectivo en todo el mundo para encontrar y fusionar a todos los hombres de buena voluntad en un cuerpo unificado, de intención amorosa y pacífica, de amabilidad y bondad inteligentes, de tal modo que puedan actuar conjuntamente como vastas masas, en la dirección correcta y especifica. Han observado la relativa inutilidad de los grupos organizados que trataron de terminar con la guerra, y la impotencia de los diversos grupos que se ocupan de la situación económica, y comienzan a comprender que sólo en la propia fuerza y buena voluntad mancomunadas, radica la realización del mejoramiento mundial y del bien humano.

 

 

¿QUIÉN TIENE QUE RESOLVERLO?

En la actualidad, los habitantes del mundo pueden ser divididos en cuatro grupos. Esta es, naturalmente, una amplia generalización y hay muchos grupos intermedios de enlace entre las cuatro divisiones principales.

Primero, las masas incultas. A raíz de la pobreza, del analfabetismo, del hambre, de la carencia de trabajo, sin medios o tiempo libre para el adelanto cultural, se hallan en una condición exaltada. Sin embargo, el desarrollo es suficiente para responder a la sugestión mental y al control de gente más avanzada.

Segundo, la clase media. Constituye el núcleo de cualquier nación inteligente, diligente, a menudo de mente estrecha, investigadora, esencialmente religiosa; se ven atormentadas por el problema económico e ideológico y, como pueden leer, discutir y empiezan a pensar, constituyen el elemento más poderoso de cualquier nación.

Tercero, los pensadores de todas partes del mundo. Son los intelectuales, hombres y mujeres altamente educados que perciben ideas y pueden formularlas como ideales. Utilizan todos los métodos conocidos para llegar al publico en general. Incitan a la clase media a la actividad y, a través de ella, despiertan a las masas. Juegan un papel de importancia primordial. Influyen constantemente en los asuntos del mundo, a veces para bien y otras veces para fines egoístas.

Cuarto, el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Son las personas que están construyendo el nuevo orden mundial. Todas están sirviendo decididamente a la humanidad, y por el poder de su respuesta a la oportunidad espiritual, por la marea de esta oportunidad y por la nota emitida por la misma, están surgiendo de todas las clases, grupos, iglesias, partidos, raza y nación, y son, por lo tanto, verdaderamente representativos. Hablan todas las lenguas; abrazan todas las religiones, todas las ciencias y todas las filosofías. Sus características son la síntesis, la inclusividad, la intelectualidad y el agudo desarrollo mental. No dicen ni escriben ninguna palabra que pueda nutrir el fuego del odio, y que tienda a separar al hombre del hombre, a una nación de otra nación. No tienen credo alguno, salvo el credo en la Hermandad, basada en la Vida Una. No reconocen autoridad alguna, salvo la de sus propias almas. No proclaman sus ideas, descubrimientos y teorías, porque son tan incluyentes en sus puntos de vista y tan amplios en su interpretación de la verdad, que ven la mano de Dios en todos los acontecimientos, Su impronta en todas las formas y Su nota resonando a través de cada canal de comunicación entre la realidad subjetiva y la forma externa objetiva.

Detrás de estas cuatro divisiones de la humanidad están los Iluminados, cuyo derecho y privilegio, es vigilar la evolución humana y guiar los destinos de los hombres. En Occidente los llamamos Cristo y sus discípulos. En las teologías de Oriente se los denomina con muchos nombres. Son conocidos también como los Agentes de Dios o la Jerarquía de almas liberadas, que es esfuerzan incesantemente por ayudar y auxiliar a la humanidad. Lo hacen inculcando ideas en las mentes de los pensadores del mundo, de manera que estas ideas a su debido tiempo, sean reconocidas y oportunamente se conviertan en factores controladores de la vida humana.

Con todas estas ideas en juego y por el impacto constante sobre la conciencia humana de estos grandes conceptos que residen tras el proceso evolutivo, la raza humana está desarrollando el poder de pensar, de elegir y de construir una base segura para el vivir humano. A través de la presentación evolutiva de las ideas, hay una constante marcha hacia la libertad de pensamiento (por el método de experimentar, de descartar y de renovar esfuerzos con conceptos cada vez más nuevos), lo que permitirá a la humanidad construir fiel a los grandes patrones de pensamiento que subyacen a la estructura exterior de nuestro mundo.

 

 

HAY UN PLAN PARA LA HUMANIDAD

La estructura del mundo surge de determinadas normas internas de pensamientos y se construye sobre éstas. Y estas normas o patrones son los que están produciendo la avalancha actual de experimentos gubernamentales en cada nación. Pero hoy en día, no existe entrenamiento en el arte de contactar con el mundo de los arquetipos o patrones y en la verdadera interpretación de las ideas, y de aquí los problemas. Más adelante, cuando la humanidad se ocupe de sus problemas con mayor claridad, actuará con sabiduría, y preparará a sus observadores y comunicadores con más cuidado y perfección. Estos hombres y mujeres serán aquellos cuya intuición ha despertado a instancias de un intelecto apremiante; serán personas cuyas mentes están tan subordinadas al grupo y tan libres de todo sentido de separación que sus mentes no presentan dificultades al contacto con el mundo de la realidad y de la verdad interior. No serán necesariamente personas que se podría denominar «religiosas» en el sentido común del término, sino que serán personas de buena voluntad, de un nivel mental alto, con mentes bien surtidas y equipadas; estarán libres de la ambición personal y del egoísmo, y estarán animadas por el amor a la humanidad y el deseo de ayudar a la raza. Semejante persona es una persona espiritual.

La determinación de la Jerarquía espiritual del planeta de entrenar la mente de los hombres más rápidamente y prepararlos para una unidad más sintética, dio lugar a una decisión que comportó la formación de unidades grupales, y la aparición de grupos de trabajadores y pensadores que, por medio de sus trabajos y actividades han gobernado y moldeado ampliamente nuestro mundo durante los últimos tres o cuatro siglos pasados. Por lo tanto, data del siglo XV, la inauguración de grupos de trabajo definidos y específicos a lo largo de líneas claramente definidas; cada uno de estos grupos representa alguna forma particular de la verdad y algún aspecto del conocimiento de la realidad.

Estos grupos se clasifican generalmente en cuatro divisiones principales, cultural, política, religiosa y científica. En tiempos más modernos, surgieron de manera definida otros tres grupos; son el grupo filosófico, el psicológico y el financiero.

Mediante estos siete grupos tenemos ahora una humanidad en íntima relación, aunque no unificada; una humanidad caracterizada por tres cosas:

Una sorprendente interrelación e intercomunicación, de la que la radio, la televisión, la prensa, el transporte moderno, el teléfono y el telégrafo. son los sirvientes.

Una actividad filantrópica ampliamente difundida y el acrecentamiento del sentido de responsabilidad por el prójimo, algo totalmente desconocido en el año 1500. Los movimientos tales como la Cruz Roja, fundaciones educativas, hospitales y las actuales medidas de ayuda económica que se toman en todos los países, son sus manifestaciones visibles.

Una división de la totalidad de la familia humana, consciente o inconscientemente, en grupos básicos, que pueden identificarse como conservadores y progresistas.

 

 

LOS OBJETIVOS INMEDIATOS DEL PLAN

Los objetivos inmediatos del Plan podrían enunciarse de la siguiente manera:

Elevar el nivel de la conciencia humana, de manera que hombres y mujeres que piensan inteligentemente puedan estar en contacto consciente con el mundo de las ideas y los reinos de la percepción intuitiva. Esto significa que estarán orientados hacia la realidad. El común de los hombres y mujeres será conducido definitivamente a desviar su atención del mundo de las emociones en el que han vivido hasta ahora, y comenzarán a vivir más en sus naturalezas mentales y a pensar en forma clara e inteligente. Verán mejoradas y ordenadas, de tal manera sus condiciones de vida, que el presente estado de temor e intensa lucha de competencia por la existencia, será suplantado por una ver­dadera medida de estabilidad y seguridad. Una vida más sosegada permitirá al hombre desarrollar normalmente sus poderes mentales y espirituales. Esto no es una descripción de una Utopía inmediata.

La clarificación de la situación internacional. Es necesario que todas y cada una de las naciones se den cuenta de dos cosas: Primero, la importancia de ocuparse de sus propios asuntos y problemas internos, que son los de embellecer la vida nacional, fomentando el orden, la estabilidad y, por encima de todo, la libertad. Esto debe realizarse por medio de una sabia consideración de las necesidades del pueblo entero, no excluyendo a ningún componente de la vida nacional. Segundo, la importancia primordial de que cada nación se de cuenta de su responsabilidad con respecto a las demás naciones y la de la interrelación de todos los factores de la vida en nuestro mundo. La comprensión de esto producirá un intercambio reciproco en el campo de la economía, en el que se basan prácticamente; todas las diferencias y problemas del mundo.

El tercer objetivo es el crecimiento de la idea grupal, con un consiguiente énfasis general sobre el bien grupal, la comprensión grupal. la interrelación grupal y la buena voluntad grupal.

 

 

FUNCIONES DEL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

Mantener la visión del Plan ante los ojos de los hombres, porque ´donde no hay visión, el pueblo perece».

Actuar como un grupo intermedio entre la Jerarquía y la humanidad, recibiendo luz y poder, y utilizándolos después, bajo la inspiración del amor, para construir el nuevo mundo del mañana.

 

RESUMEN

Los verdaderos servidores de todas partes pertenecen al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, ya presten servicio en el campo cultural, político, científico, religioso, filosófico, psicológico o financiero. Constituyen parte del grupo interno de trabajadores para la humanidad y de los místicos del mundo, lo sepan o no. .

Este grupo da una amplia significación a la palabra «espiritual», pues cree que significa un esfuerzo incluyente hacia el mejoramiento, la elevación y la comprensión humanos; le da significado de tolerancia, de comunión sintética internacional, inclusividad religiosa y todas las corrientes de pensamientos que conciernen al desarrollo integral del ser humano.

Por lo tanto, se trata de un grupo sin terminología ni biblia específica, no posee credo ni formulación dogmática de la verdad. El impulso motivador de cada miembro es el amor a Dios cuando se manifiesta en amor al prójimo.

La materialización de las ideas que hasta ahora han permanecido como teoría, es la principal ocupación del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Ellos deberán retirar toda la teoría del campo del sentimiento, del idealismo y de la aspiración mística, y convertir el tema en un factor concreto demostrado ante el público.

Ellos colocan el énfasis en la expresión de la buena voluntad y en el cumplimiento de la ley del amor y no sobre el tema de la afiliación a las organizaciones con sus etiquetas y doctrinas.

EI poder que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo manejará oportunamente, será extraído de dos fuentes: primero, de ese centro interno o gobierno mundial subjetivo, cuyos miembros son responsables de la difusión de esos ideales e ideas que han conducido a la humanidad hacia adelante, época tras época. Este centro interno ha existido siempre, y todos los grandes conductores de la raza, en todos los sectores, han estado vinculados con él. Los grandes idealistas y trabajadores del mundo (tales como Cristo y Su gran hermano., Buda, y esos trabajadores menores, tales como Platón, Spinoza, Abraham Lincoln, o Florence Nightingale), todos han estado asociados con este centro. Es enorme la cantidad de asociados e innumerables las categorías de estos trabajadores, pero lo que ha caracterizado a todos ha sido el autosacrificio por el mejoramiento de la vida humana y el amor a sus semejantes. Estas grandes almas se distinguen especialmente por el hecho de que no conocen Imitación mental, y su inclusividad es tal que para ellos no existen distinciones raciales ni diferencias religiosas.

La segunda fuente de donde el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo extraerá su poder, será de los hombres y mujeres de buena voluntad que existen en el mundo en cualquier momento dado. Serán capaces de poner en actividad, en determinado instante, tal fuerza de pensamiento y tal trascendental opinión pública, que oportunamente estarán en posición de afectar definidamente los asuntos mundiales.

 

 

 

LA JERARQUÍA Y EL PLAN

Torkom Saraydarian

Nuevo grupo de servidores del mundo.

   Se nos dice que la Jerarquía en la actualidad tiene un poco más de sesenta y cinco miembros, y en 1925 se originó el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, también llamado el grupo de las almas acondicionadoras. El Maestro tibetano dice que «estas almas, por su punto en evolución, por su etapa en desarrollo y por su impresividad ante la idea grupal y al Plan puede entrar en la encarnación y comenzar, más o menos, a elaborar ese Plan y evocar una respuesta a él en la conciencia humana. Están, pues, en condiciones de ‹preparar el camino para la venida del Señor›. A veces son vagamente conscientes de esta estupenda tarea, pero en la mayoría de los casos son inconscientes de su destino ‹calificativo›. Como almas, bajo la guía de la Jerarquía y antes de la encarnación, son conscientes del impulso de ‹entrar› y ayudar al planeta afligido y así liberar a los prisioneros sostenidos en ... duro por el deseo bajo ... pero una vez que el vestido  se ha asumido a la carne, la conciencia también se extingue y en el cerebro físico no son conscientes de lo que sus almas han propuesto. Sólo permanece la necesidad de actividades específicas. Sin embargo, el trabajo prosigue.

   «Los Maestros con su gran grupo de discípulos, que funcionan en todos los cinco planos del desarrollo humano, han estudiado minuciosamente a sus discípulos aceptados, a los discípulos bajo supervisión y aún no aceptados y a los aspirantes del mundo, y han seleccionado a algunos de ellos para soldar unirse en un grupo en el plano físico exterior. L a base de la selección es:

  1. Sensibilidad a la influencia de Acuario.
  2. Disposición a trabajar en grupo como parte integrante del grupo y sin tener idea de la ambición personal o cualquier deseo de ser un líder. Donde hay deseo de ser un líder, ese discípulo es automáticamente (aunque sólo temporalmente) descalificado para este esfuerzo particular. Todavía puede hacer un buen trabajo, pero será un trabajo secundario, y más estrechamente afiliado a lo antiguo que con el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.
  3. Una dedicación que no contiene nada que se puede dar con razón.
  4. Una inofensividad que, sin embargo, todavía no perfeccionada, existe como un ideal hacia el cual el aspirante se esfuerza constantemente. En este trabajo muchos pueden participar-

   El maestro tibetano da una gran esperanza diciendo que:

   «En el plano físico, no tienen ninguna organización exotérica, ceremonias, o forma externa, no es la integración –en silencio, de manera constante y con energía–. Un grupo de hombres y mujeres que reemplazarán finalmente el esfuerzo jerárquico anterior, que reemplazará a todas las iglesias, todos los grupos y todas las organizaciones y constituirán finalmente esa oligarquía de almas elegidas que gobernarán y guiarán al mundo.

   »Ellos están siendo reunidos de todas las naciones, pero se reunieron y eligieron no por la Jerarquía observadora o por cualquier maestro, sino por el poder de su respuesta a la oportunidad espiritual, la marea y nota. Sus características son la síntesis, la inclusión, intelectualidad y buen desarrollo mental: no poseen ningún credo, salvo el credo de la Hermandad, basado en la  Vida UNA.»